Si a ti te pasa algo, ¿Qué pasaría con tu perro?

Si a ti te pasa algo, ¿Qué pasaría con tu perro?

Prepárate para lo inesperado

Para asegurarte de que tu querido amigo de cuatro patas continúa recibiendo la atención adecuada en el caso de que tú caigas gravemente enfermo, tengas un grave accidente o fallezcas, es fundamental planificar y tomar medidas por adelantado.

  1. Llama a un amigo. Selecciona a tus amigos y/o familiares en los que más confías que estén dispuestos a hacer de cuidadores de emergencia en caso de que te suceda algo inesperado. Déjales las llaves de tu casa, hazles saber de las necesidades alimenticias de tu perro y los cuidados que necesita, así como la información de contacto de tu veterinario.
  2. Deja notas visibles. Además de llevar una tarjeta de “emergencia” en tu cartera todo el tiempo, intenta pegar unos carteles de “en caso de emergencia…” en tus ventanas o puertas también. De esta manera, el personal de emergencias, como los bomberos en un un incendio o cualquier otro desastre en casa, pueden saber fácilmente sobre el número y el tipo de animales que tienes en casa.
  3. Haz las gestiones formales. A veces, no es suficiente que un amigo tuyo haya prometido cuidar de tu perro desde hace mucho tiempo. Para asegurarte de que tus planes de asegurar el futuro de tu perro cuando el peor de los casos se cumpla, empieza a hacer los arreglos formales que cubrirán el adecuado cuidado de tu mascota. Trabaja con un abogado para redactar un testamento especial o cualquier otro documento (como un fideicomiso) que refleje la atención específica que necesita tú perro y la propiedad del animal, así como la cantidad aproximada que se necesita para cuidar de él.

¿Es suficiente con designar un cuidador en tu testamento?

Hay varias clases de testamentos y fideicomisos, y elegir cuál es mejor para ti y para tu perro depende básicamente de tu situación y de las necesidades de tu mascota. Es recomendable que consultes a un abogado antes de tomar una decisión.

Sin embargo, debes tener en cuenta que la mera mención de tu mascota en tu testamento no le proporcionará la protección y cuidados necesarios después de tu fallecimiento, por los siguientes motivos:

  • Las indicaciones de un testamento no se pueden hacer cumplir. Los testamentos simplemente distribuyen las propiedades. Por ejemplo, tu voluntad puede ser designar a tu amigo Juan para tomar la custodia de tu perro, pero no puedes forzarle a mantener a tu mascota ni a proporcionarle la atención veterinaria que necesita. Tan pronto como tu amigo tome la custodia, podrá hacer lo que quiera (dentro de la ley) con tu querida mascota.
  • Los testamentos rara vez (o nunca) son promulgados inmediatamente. Hay cuestiones jurídicas que se pueden retrasar durante meses o incluso años. ¿Quién va a cuidar a tu mascota durante el período de espera entre tu fallecimiento y la lectura del testamento?
  • Los testamentos permiten dejar dinero a la persona designada de sus cuidados cuando tú no estés, pero es difícil garantizar que ese dinero vaya a ser utilizado realmente para tales fines. Un contrato de fideicomiso para tu mascota es la mejor manera de dejar fondos destinados a sus cuidados.
  • Los tribunales pueden hacer cambios a su voluntad si lo consideran oportuno.
  • Un testamento no se ocupa de los posibles problemas que pueda tener el cuidador que has designado que hacen que no sea la persona adecuada para el cuidado de tu mascota. Por ejemplo, si quieres dejarle la custodia de tu perro a tu amigo Juan, pero Juan más tarde se vuelve incapaz de cuidar a tu perro, ¿quién tomará la custodia entonces?

Para garantizar absolutamente que tu mascota será cuidada como tú deseas, lo más recomendable es que completes y presentes un Acuerdo de Protección de Mascotas. Una forma sencilla, barata y jurídicamente vinculante de garantizar el futuro de tu perro.

Muchos de nosotros vemos a nuestras mascotas como miembros de nuestra familia. Por lo tanto, de la misma manera que los padres responsables planifican el futuro de sus hijos en caso de accidente o enfermedad imprevista, esos planes deberían también incluir a los animales que tengan a tu cargo.

Si quieres ampliar información, aquí lo explican con más detalle.

Suscríbete gratis a los contenidos de este blog
Recibirás en tu correo electrónico, de forma semanal o quincenal, todas las novedades más destacadas que publiquemos en nuestro portal.

Date de baja cuando quieras - 100 % libre de spam - No compartiremos tus datos con nadie

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *