Falsas creencias: los Doberman y un hueso de su cabeza

Falsas creencias: los Doberman y un hueso de su cabeza

La sabiduría popular dedujo que los posibles comportamientos agresivos de ciertos perros de esta raza se debían a que, en determinado momento de la vida del animal, un hueso de su cabeza comenzaba a crecer hacia el cerebro, y esta acción punzante sobre la masa cerebral del animal provocaba un cambio de carácter, ademas de cierto comportamiento antisocial y agresividad.

Como casi siempre, la realidad es bastante distinta, y sencilla de explicar.

El Doberman tuvo su momento de gloria y de fama, cientos de ellos se veían por las calles, y cuando existen muchos animales de una misma raza, es más fácil que alguno de ellos pueda tener un comportamiento inadecuado. En realidad, como siempre y eso sí que lo debemos tener claro, es que el mal comportamiento de un perro no se debe a huesos punzantes, razas asesinas, etc. El mal comportamiento de un perro se debe única y exclusivamente a la ineficacia educativa del propietario

Suscríbete gratis a los contenidos de este blog
Recibirás en tu correo electrónico, de forma semanal o quincenal, todas las novedades más destacadas que publiquemos en nuestro portal.

Date de baja cuando quieras - 100 % libre de spam - No compartiremos tus datos con nadie

2 Comments


  • Los doberman son muy inteligentes y si se les educa correctamente son unos grandes perros. Eso de un hueso en la cabeza es una creencia antigua y sin fundamento.

    Responder

  • Los doberman son lo mejor que hay idiotas

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *