Cómo y cuándo cambiar la arena del gato

Cómo y cuándo cambiar la arena del gato

Tómate tu tiempo para tomar la decisión

A tu gato no le gustan los cambios. La mayoría de los gatos se acostumbran a lo que tienen, y prefieren no probar cosas nuevas, especialmente un nuevo tipo de arena. Tanto en los gatos como en las personas, a menudo los cambios conllevan estrés.

Si tu gato es feliz usando su caja de arena con el tipo de arena actual, no deberías tentar a la suerte tratando de cambiársela a menos que tengas una muy buena razón. Llevar a cabo un cambio no deseado demasiado rápido puede provocar que tu gato acabe evitando o ignorando su caja de arena, una situación que puede convertirse rápidamente en un hábito difícil de romper, incluso si vuelves a usar el mismo tipo de arena que usabas antes.

¿Por qué cambiar a una nueva marca?

Las razones para hacer el cambio a una nueva marca de arena podrían ser:

  • Por problemas existentes con la arena actual, especialmente si tu gato parece incómodo en el momento de usar su arenero y empieza a ir a hacer sus necesidades a otra parte.
  • Por comodidad. Muchos dueños de gatos creen que la arena aglomerante es más fácil de limpiar que la clásica o convencional.
  • Porque la marca de arena que estabas usando deja de estar disponible. Si es posible, ten siempre un excedente de arena de repuesto, para que puedas planificar el cambio correctamente.
  • Por precio.

No cambies a una nueva marca de arena simplemente porque te apetece. Un buen diseño comercial de una nueva bolsa de arena puede que te guste a ti, pero probablemente no le guste a tu gato. Y tampoco cambies a una perfumada sólo porque la caja huele mal. Es mejor tratar el problema aumentando la frecuencia con la que limpias la arena con la pala y buscando posibles cambios en la dieta de tu gato (en este artículo tienes más consejos para controlar el olor de la caja de arena de los gatos).

Acierta a la primera

Si has tomado la decisión de cambiar a otra marca de arena, tómate el tiempo necesario para aprender acerca de los diferentes tipos e intenta pensar cuál sería la mejor opción para tu gato. Es muy importante que elijas la arena adecuada para que no tengas que cambiar de nuevo unos meses después.

Cómo cambiar a una nueva marca de arena para gatos

OK, ya has tomado la decisión y es el momento para cambiar a un nuevo tipo de arena para gatos. Has investigado todo lo posible y has decidido qué tipo arena vas a probar. ¿Y ahora qué?

Ten en cuenta el estrés

Recuerda, el cambio genera estrés. Dependiendo del temperamento y la sensibilidad de tu gato, éste podría ser un proceso estresante para él. Con el fin de reducir el estrés y evitar las repercusiones asociadas:

  • Haz el proceso de cambio tan gradual y tan lentamente como sea posible (a continuación vemos más detalles sobre esto).
  • Intenta reducir el estrés en otras áreas de la vida de tu gato, o al menos asegúrate de que no hay grandes cambios adicionales a la vez, mientras estás cambiando el tipo de arena.

Haz el cambio de manera gradual

Lo último que deberías hacer es tirar la arena actual, llenar la caja con la arena de la nueva marca, y ¡voilá! ¡Tu gatito ya tiene una nueva marca de arena para gatos!

Aunque algunos gatos pueden llevar realmente bien un cambio tan brusco, para la mayoría será algo estresante y algunos optarán por ignorar por completo el nuevo tipo de arena, eligiendo otros lugares de tu casa para hacer sus necesidades.

En lugar de cambiar bruscamente la arena de tu dato, haz que el cambio sea gradual. Añade poco a poco algo de la nueva arena en el arenero todos los días, en sustitución de la cantidad de arena que sacas de la caja cuando la limpias con la pala. Observa disimuladamente las reacciones de tu gato a la hora de usar la nueva arena, es decir, no estés encima de él animándole mientras hace sus cosas, simplemente actúa lo más normal posible mientras le observas.

Si piensas que tu gato se encuentra angustiado o desconfiado a la hora de usar la nueva arena para gatos, haz el cambio un poco más lentamente. Si el gato parece ajeno al cambio, como si nada hubiera pasado, continua agregando más del nuevo tipo de arena hasta que el arenero contenga únicamente arena del nuevo tipo o la nueva marca.

Ofrece a tu gato otras alternativas

Otra forma de hacer este cambio de manera gradual y no amenazante para tu gato es ofrecer más de un tipo de arena para gatos. Mantén la vieja caja con la marca de arena a la que está acostumbrado tu gato, y al lado pon otra caja con el nuevo tipo de arena. Podrías hacer el cambio de arena en el mismo arenero de forma gradual y con paciencia, como hemos explicado antes, pero ofrecer a tu gato la nueva arena como alternativa puede tentar a tu gato a probarla por sí mismo. Si ves que tu gato usa exclusivamente la nueva arena durante unos días consecutivos, entonces puedes considerar que el proceso ha terminado y felicitarte por el exitoso cambio de arena.


Artículos que te pueden interesar:
Suscríbete gratis a los contenidos de este blog
Recibirás en tu correo electrónico, de forma semanal o quincenal, todas las novedades más destacadas que publiquemos en nuestro portal.

Date de baja cuando quieras - 100 % libre de spam - No compartiremos tus datos con nadie

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *