¿Tu perro tiene sobrepeso?

¿Tu perro tiene sobrepeso?

La obesidad canina es un problema creciente en España. y puede afectar gravemente a la calidad de vida de un perro. Al igual que las personas, los perros pueden acumular rápidamente unos kilos de más, especialmente a medida que envejecen y hacen menos ejercicio. El problema es que la mayoría de los propietarios no se dan cuenta hasta que llevan a sus mascotas al veterinario debido a una enfermedad relacionada con ese exceso de peso.

Los perros con sobrepeso y obesidad son mucho más propensos a desarrollar algunos problemas de salud relacionados con esos kilos de más. Por lo tanto, es muy importante que controles el peso y la condición corporal de tu perro cuidadosamente.

La obesidad pone en peligro la salud de tu perro

Al igual que ocurre con nosotros, la obesidad pone en peligro la salud de tu perro por numerosos motivos:

  • Los perros obesos tienen un mayor riesgo de desarrollar problemas de salud graves, como la artritis, la diabetes, enfermedades del corazón, enfermedades respiratorias e incluso problemas de conducta.
  • El exceso de peso supone un esfuerzo extra de sus articulaciones y ligamentos, lo que puede resultar en lesiones de los tejidos blandos y problemas en las articulaciones. Por ejemplo, la displasia de cadera – una condición dolorosa y a menudo debilitante – es cada vez más común a medida que sube la tasa de obesidad de nuestros perros.
  • La obesidad puede afectar gravemente a la calidad de vida de tu perro en el momento de hacer ejercicio, y jugar se le hace más difícil o incluso imposible.
  • La obesidad envejece prematuramente todas las estructuras de su cuerpo y puede acortar la esperanza de vida de tu perro.

Algunos perros tienen un mayor riesgo

Hay varios factores que pueden aumentar las posibilidades de que tu perro tenga sobrepeso:

  • Su dieta y su estilo de vida: Como es de esperar, la sobrealimentación y la falta de ejercicio son los dos mayores contribuyentes a la obesidad canina. Algunos factores de riesgo específicos incluyen:
    • Perros que hacen menos de 20 a 30 minutos de ejercicio diario.
    • Perros que viven en hogares con varios perros, ya que tienden a comer más que los perros que viven en hogares de un solo perro.
    • Perros que son alimentados con las sobras de su dueño regularmente.
    • Perros que no reciben una cantidad medida y controlada de alimentos en cada comida, sino que tienen comida  de sobra disponible las 24 horas.
  • Su raza: Todas las razas de perros tienen predisposición a la obesidad cuando la ingesta de calorías es superior al gasto calórico. Las razas pequeñas son especialmente vulnerables, ya que comen mucho más de lo que sus pequeños cuerpos necesitan.
  • Sexo y edad: Los machos castrados y las hembras esterilizadas, así como los perros de más de 7 años, son más propensos a la obesidad.
  • Hipotiroidismo: Éste es un trastorno común causado por la baja actividad de la glándula tiroidea, lo que produce un descontrol en el metabolismo. Los síntomas incluyen: un pelaje pobre y deslucido, aumento de peso o incapacidad para perderlo, letargo e intolerancia al frío.

Cómo comprobar el peso de tu perro

A menos que tu perro esté demasiado gordo y sea evidente que tiene sobrepeso, no siempre es fácil de reconocer si tu mascota tiene problemas de peso. Lo mejor siempre es comparar el peso de tu perro con el estándar de su raza. El peso correcto de tu perro dependerá de su altura, su estructura ósea y su musculatura. Revisa sus caderas, sus costillas y su cuello en busca de signos de exceso de peso. Pídele a tu veterinario que te ayude si tienes dudas. Si quieres comprobar por ti mismo si tu perro tiene sobrepeso, comprueba lo siguiente:

  • Caderas: Pasa tus manos sobre los cuartos traseros de tu perro. Deberás apreciar fácilmente un hundimiento detrás de las costillas (entre las costillas y la cadera) sin aplicar presión.
  • Costillas: Coloca los pulgares en la parte posterior de tu perro y recorre su columna vertebral pasando tus dedos sobre sus costillas. Al hacerlo, debes ser capaz de sentir las costillas sin aplicar mucha presión.
  • Signos visuales: Si el abdomen de tu perro cuelga al mirarle de perfil, o no puedes distinguir su cintura de sus costillas mirándole desde arriba, entonces está demasiado pesado.
  • Estilo de vida : Si tu perro jadea excesivamente cuando le sacas a pasear, tiene problemas para subir escaleras o está cada vez menos activo, no lo achaques simplemente a la vejez.

Consulta a tu veterinario si sospechas que tu perro tiene sobrepeso. Él evaluará la condición física de tu perro y te aconsejará una dieta segura y apropiada para él y un plan de ejercicio adecuado basado en función de su edad, su raza, su temperamento y su estado general de salud.

Suscríbete gratis a los contenidos de este blog
Recibirás en tu correo electrónico, de forma semanal o quincenal, todas las novedades más destacadas que publiquemos en nuestro portal.

Date de baja cuando quieras - 100 % libre de spam - No compartiremos tus datos con nadie

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *