Preparar la llegada del gato a casa

Preparar la llegada del gato a casa

Para preparar la llegada del gato a casa, necesitas seguir una serie de puntos importantes tanto para ti, su dueño, como para la nueva mascota.

Debes saber que los gatos son particularmente sensibles a un nuevo entorno, y algunos hasta pueden esconderse debajo de una cama o en un armario durante días o incluso semanas. Tienes que evitar los errores que se pueden tener con la nueva criatura, y ayudarlo a adaptarse más fácilmente siguiendo una serie de pautas.

Antes de llevar el gato a casa.

Los gatos son territoriales, y la entrada en una nueva casa les puede hacer sentir muy incómodos. Ellos ven un espacio sin explorar, y ¡quién sabe lo que puede estar al acecho allí!

Prepara una habitación que tenga todo lo necesario para tu gato, como la comida, el agua, la caja de arena, juguetes, etc. Querrás pasar mucho tiempo al lado de tu gato, así que asegúrate de que sea cómoda también para ti. Podrás preparar una alfombra para jugar ahí con él.

Tienes que llenar una caja de arena para gatos, y colocarla en su habitación, para que la puedan utilizar, al menos los primeros días, donde no les moleste nadie. Tanto el comedero como el bebedero debes ponerlos retirados de la caja de arena.

Una de las cosas más importantes para preparar en la habitación del gato será su cama. La puedes comprar o hacerla tú mismo, prepara una caja, rellénala de guata, cojines o almohadones, y protégela con una manta suave.

A los gatos les encanta rascar con sus uñas todo lo que ven a su alrededor, así que debes proporcionarle objetos situados a su alrededor de algún material que le pueda ayudar para limarse sus uñas y no perjudique nada del inmobiliario de tu casa, como un poste rascador.

Deberás mirar tu casa con la mirada curiosa de un gato, piensa en sus escaladas y exploración de todos los lugares del hogar. Cuando el gato esté totalmente aclimatado a la casa, puede que te sorprenda encontrándolo en la parte superior de los muebles, o en los lugares más altos, así que debes asegurarte mucho de que en esas zonas no tengas nada que puedan hacerle daño al gato o fastidiarte a ti.

Si en casa viven más personas, repasa con todas ellas las reglas básicas del trato con el animal. Si tienes otras mascotas en casa, los primeros días de convivencia del gato en el hogar, tendrás que estar muy pendiente de que no lleguen a juntarse. Cada animal estará en un lugar, y con cuidado de que ninguno se pueda escapar y presentarse de forma inesperada en el territorio del otro.

Recuerda a todos las personas que vayan a vivir con el gato, o que puedan visitarlo, que no deben hacer nada que le pueda asustar, y mantener, al menos los primeros días, la puerta de su habitación cerrada, lo que os ahorrará posibles disgustos con vuestra nueva mascota.

Día de llegada del gato a casa.

Para llegar a casa, debes llevarlo en un transportín para gatos, lo que le hará sentirse más seguro. No deberéis asustarle con la posible emoción que os cause su llegada. Lo ideal, al menos los tres primeros días, será restringir la exposición a toda la familia. Aunque naturalmente todo el mundo querrá conocerlo, debes hacerlo poco a poco, conforme el animal vaya adaptándose al hogar, para así no asustarle demasiado.

Enciérrate con el animal en su habitación, solos tú y él. Abre el transportín y deja que salga tranquilamente, e intenta que vaya hacia ti. No lo fuerces. Déjale que se tome su tiempo, y si ves que no se acerca, déjalo tranquilo y vuelve a intentarlo más tarde.

Algunos gatos son particularmente asustadizos, y prefieren retirarse a un rincón de la habitación al principio, para después irse acercando al dueño. Cuando la casa está en silencio y preferiblemente a oscuras, seguro que se aleja del rincón y empieza a moverse con desparpajo por su habitación.

Debes darle tiempo.

El gato al principio no puede comer mucho. Asegúrate de cambiar su agua con frecuencia, y de que está bebiendo. Si ves que el gato no come, ponte en contacto cuanto antes con el veterinario, porque puede que sufra algún desorden alimenticio.

Después de su primera semana de vida en tu casa, debes llevarlo al primer reconocimiento veterinario, él te hará el calendario de vacunas correspondiente al animal, además de asegurar que el gato se encuentra bien en todos los aspectos de salud.

A medida que el gato se va adaptando a vivir en su nuevo hogar, irá cogiendo confianza y querrá explorar lugares nuevos, seguramente, incluso fuera de tu casa. Si tienes más mascotas, debes asegurarte de que no le asusten a la hora de salir de su territorio, y así el animal irá confiando más en todos los habitantes de la casa.

Debes proporcionarle juguetes para su entretenimiento, y también jugar con él. Tú mismo puedes hacerle sus juguetes, ya que se entretienen con casi todo, desde un rollo de papel higiénico, hasta un ovillo de lana. A los gatos les encanta jugar a esconderse, aprovecha para que, mientras juegas, te vaya dando su confianza.

Siguiendo todos estos pasos, la llegada de la nueva mascota a casa será feliz, tanto para ti como para el animal, y le harás sentirse uno más de tu familia.

1 Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *