¿Por qué los gatos ronronean?

¿Por qué los gatos ronronean?

¿Es la felicidad la única razón por la que los gatos ronronean? ¿Y cómo son capaces de hacerlo? ¿Por qué los gatos ronronean? Aprende un poco más sobre el ronroneo de los gatos.

Los gatitos comienzan a ronronear como una manera para comunicar a sus madres que están bien. Los gatitos son capaces de ronronear desde las 48 horas después de haber nacido. Y aunque no pueden maullar y mamar simultáneamente, sí que pueden ronronear mientras maman. Esta sensación de tranquilidad y seguridad tanto de la madre como del gatito acompañará al gato durante toda su vida.

Los gatos domésticos no son los únicos felinos que son capaces de ronronear. Algunos gatos salvajes incluyendo los pumas y los linces, y sus familiares como las hienas, los conejillos de indias y los mapaches pueden ronronear. Los leones y los tigres, sin embargo, no pueden ronronear porque sus cuerdas vocales no son lo suficientemente rígidas.

Muchos expertos coinciden en que el ronroneo empieza en el cerebro de un gato y por tanto es una acción voluntaria. Un oscilador neuronal repetitivo en el sistema nervioso central envía un mensaje a los músculos de la laringe del gato, haciendo que se contraigan entre 25 y 150 veces por segundo, e iniciando una separación repentina de las cuerdas vocales cuando el gato inhala y exhala, lo que produce el ronroneo felino.

¿Cuál es la finalidad del ronroneo?

Aunque la mayoría de personas suponen que el ronroneo es un signo de placer y felicidad, hay otras razones por las que los gatos ronronean. Ellos ronronean cuando sienten estrés, como una forma de tranquilizarse y aliviarse a sí mismos, similar a la forma de sonreír o reír de las personas cuando están nerviosas.

Los gatos también ronronean cuando están asustados o se sienten amenazados, para comunicar sumisión, o como señal de que no van a atacar a otros gatos. Los gatos mayores pueden ronronear cuando juegan o se acercan a otros gatos como una manera de simpatía. También ronronean cuando sienten dolor o están enfermos, e incluso han llegado a ronronear estando cerca de la muerte.

Algunos expertos han sugerido que los gatos pueden ayudar a reducir el estrés y la presión arterial en sus dueños, en parte debido al ronroneo. El hecho de asociar la acción con tranquilidad, satisfacción y relajación puede ayudar a calmarnos tanto como nuestros gatos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *