Mi perro muerde mis cosas, ¿qué hacer?

Mi perro muerde mis cosas, ¿qué hacer?

“¡Mi perro muerde mis cosas!”

Tarde o temprano, todos los amantes de los perros vuelven a casa esperando encontrar algún daño inesperado causado por su perro o, más concretamente, por los dientes de su perro. Aunque los perros hacen un gran uso de su vista y su sentido del olfato para explorar el mundo, una de sus formas favoritas de tomar nueva información es a través de su boca.

¿Por qué los perros muerden las cosas?

Los cachorros, al igual que los bebés y los niños pequeños, exploran su mundo llevándose las cosas a la boca, y mordiéndolas. Y, al igual que pasa con los bebés, sus dientes crecen durante unos 6 meses, lo que suele crear cierto malestar. La masticación no sólo facilita el crecimiento de los dientes, sino que también hace que las encías se sientan mejor.

Los perros adultos podrían practicar la masticación destructiva debido a muchas razones. Con el fin de hacer frente a esa mala conducta, lo primero es determinar por qué tu  perro está mordiendo las cosas.  Recuerda que no lo hace para fastidiarte. Las posibles razones para la masticación destructiva pueden ser:

  • Si es un cachorro, quizá todavía no se le enseñó qué puede y qué no debería masticar.
  • Está aburrido.
  • Sufre de ansiedad por separación.
  • Su comportamiento está relacionado con el miedo.
  • Quiere llamar la atención.

Controla la situación

  • Cuida tus pertenencias. Si no quieres que algo acabe en la boca de tu perro, quítaselo de su alcance. Mantén la ropa, los zapatos, los libros, la basura, las gafas, etc. fuera de su alcance.
  • Dale a tu perro juguetes que se distingan claramente de tus cosas. No puedes darle un calcetín o un zapato viejo para que juegue con ellos y luego esperar que los distinga de los tuyos.
  • Supervisa a tu perro hasta que aprenda las reglas de tu casa. Manténlo contigo atado dentro de tu casa para que no pueda cometer un error fuera de tu vista. Enciérralo cuando no puedas tenerle vigilado.
  • Dale a tu perro el tiempo que necesita. Tu perro no sabrá cómo comportarse si no le enseñas alternativas a la conducta inapropiada, ya que no podrá aprenderlo jugando consigo mismo.
  • Haz que tu perro haga ejercicio físico y mental. Si el perro está aburrido, seguro que encontrará algo que hacer para divertirse y es probable que sus juegos no te gusten tanto como a él. Por otra parte, un perro cansado es un perro bueno, así que asegúrate de que tiene mucha actividad física y mental. La cantidad de ejercicio debe estar basada en su edad, salud y características de la raza.

Si descubres a tu perro masticando algo que no debía, interrúmpele con un ruido fuerte. Ofrécele un juguete de los suyos para morder en su lugar, y felicítale cuando lo coja.

Si a tu cachorro le están saliendo los dientes, prueba a congelar un trapo o toalla húmeda y dáselo para que lo muerda. El paño frío calmará sus encías. Debes supervisar que no rompa el paño y se pueda tragar un trozo.

Haz que las cosas sean desagradables para tu perro. A los muebles y demás cosas de la casa se les puede aplicar un producto con un sabor disuasorio, para que sean poco atractivos para él.

Ofrécele a tu perro un premio a cambio de lo que tiene en la boca. A medida que el perro se sienta cómodo con esta idea, se puede añadir la orden “dame”,que le sirva como señal para liberar el objeto que tiene en la boca a cambio del que le ofreces.

No persigas a tu perro si él coge un objeto y corre. Si lo persigues, le estarás dando lo que quiere. ¡Ser perseguido por una persona es divertido para él! En su lugar, llámale para que sea él quien se acerque a ti u ofrécele un regalo.

Ten expectativas realistas. En algún momento, inevitablemente, tu perro morderá algo que valoras, pero a menudo esto forma parte de la transición a un nuevo hogar. Tu perro necesita tiempo para aprender las reglas de la casa y lo mejor que puedes hacer hasta entonces, es tomar las precauciones y mantener las cosas fuera de su alcance.

Lo que no se debe hacer

Nunca regañes o castigues a tu perro un tiempo después del hecho. Si descubres que ha modisqueado algo minutos después de haberlo hecho, ya es demasiado tarde. Los animales asocian el castigo con lo que están haciendo en el momento en que están siendo corregidos. Ten en cuenta que tu perro no puede razonar algo como:  “hace una hora desgarré esos zapatos de tanto morderlos, y es por eso por lo que estoy siendo regañado ahora”. Algunas personas creen que esto es lo que un perro está pensando, porque corre y se esconde o porque mira como si se sintiera culpable. En realidad,  estas“miradas culpables” son realmente posturas sumisas que los perros muestran cuando están amenazados.

Cuando estás enfadado y molesto, tu perro se siente amenazado por tu tono de voz, posturas corporales y/o expresiones faciales, por lo que se puede esconder o mostrar posturas sumisas. El castigo después del hecho no sólo no elimina el mal comportamiento, sino que podría provocar otros comportamientos indeseados.

Suscríbete gratis a los contenidos de este blog
Recibirás en tu correo electrónico, de forma semanal o quincenal, todas las novedades más destacadas que publiquemos en nuestro portal.

Date de baja cuando quieras - 100 % libre de spam - No compartiremos tus datos con nadie

1 Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *