Los parásitos intestinales en los perros

Los parásitos intestinales en los perros

Como propietario de un perro, es importante que conozcas los diferentes tipos de gusanos y sus efectos potenciales sobre su salud. Las personas también podemos infectarnos, por lo que es muy importante que mantengas a tu perro libre de parásitos.

Echemos un vistazo a los parásitos intestinales en los perros más comunes.

Lombrices

Las lombrices son generalmente de color beige o blanco, tienen la forma de un espagueti con extremos afilados y suelen medir entre 5 y 10 cm de largo. Éstas son el tipo más común de gusanos que infecta a los animales domésticos, y puede causar vómitos, diarrea y un aspecto general poco saludable. Los perros con infestaciones severas pueden vomitar o expulsar entre sus heces gusanos enteros. Los gusanos pueden incluso causar obstrucciones intestinales.

Algunos hechos sobre las lombrices:

  • Los cachorros pueden infectarse mientras están en el útero de la madre, naciendo ya infectados
  • Los cachorros pueden infectarse a través de la leche de su madre
  • Las lombrices pueden medir hasta 15 cm de largo
  • Los huevos de lombrices pueden vivir en tu patio o jardín durante varios años y seguir siendo infecciosos

Anquilostomas

Los anquilostomas son parásitos intestinales “chupasangre” que pueden causar anemia e incluso la muerte en los cachorros y los perros adultos. Los anquilostomas por lo general no se ven a simple vista en las heces, por lo que son difíciles de diagnosticar sin un examen fecal por parte de tu veterinario. La gravedad de los efectos de los anquilostomas depende del número de gusanos, así como la salud general y la edad de tu perro.

Algunos hechos sobre los anquilostomas:

  • Los cachorros pueden infectarse a través de la leche de su madre
  • Las larvas de anquilostoma entran al perro a través de la piel y se mueven a través del torrente sanguíneo a los pulmones, donde son tosidos y deglutidos, para llegar finalmente al intestino delgado.
  • Los anquilostomas tienen dientes que utilizan para engancharse en las paredes del intestino
  • Las hembras pueden producir entre 5.000 y 10.000 huevos al día

La tenia o solitaria

El cuerpo de la tenia (también llamada solitaria) está formada por segmentos de entre 0,5 y 1,25 cm de largo, de color blanco y, por lo general, pueden verse moviéndose en el pelo o en las heces del perro. Cuando se secan, estos segmentos se parecen a un grano de arroz crudo o una semilla de sésamo, y con frecuencia se encuentran en las camas de los perros. Las tenias viven en el intestino delgado y roban los nutrientes de los alimentos que come tu perro.

Algunos hechos sobre la tenia:

  • Los perros pueden contagiarse por comerse una pulga infectada
  • Algunos tipos de tenia puede crecer hasta 4,5 metros de largo
  • La tenia más grande conocida hasta el momento medía casi 18 metros de largo
  • La tenia se adhiere a la pared intestinal con ganchos y ventosas
  • El cuerpo segmentado de la tenia crece continuamente y sus segmentos más antiguos se eliminan con las heces
  • Estos segmentos contienen muchos miles de huevos

Trichinellas

Al igual que los anquilostomas, las trichinellas entierran sus cabezas en el intestino de tu perro y chupan su sangre. En ocasiones, se pueden producir infecciones graves que pueden ocasionar diarrea, pérdida de peso y pérdida de sangre. La infección por Trichinella se llama triquinosis o triquinelosis.

Algunos hechos sobre las trichinellas:

  • Las trichinellas no pueden infectar a los gatos a través de la piel. Los perros deben ingerir los huevos para infectarse
  • Los huevos de trichinella son duros y resistentes y pueden sobrevivir en el suelo al aire libre durante años

Coccidias

Las coccidias no son gusanos, sino un organismo microscópico de una sola célula. Este organismo puede causar diarrea acuosa y vómitos en los animales jóvenes. En algunos casos, la diarrea puede ser lo suficientemente grave como para causar la muerte. Aprende más sobre la coccidiosis en este artículo.

ciclo de vida de los parásitos intestinales en los perros

Cómo prevenir los parásitos

Las visitas regulares al veterinario para obtener medicamentos antiparasitarios es la mejor manera de prevenir los parásitos.

Al pasear a tu mascota, una limpieza después del paseo elimina los huevos potencialmente infectantes obtenidos del medio ambiente. Limpia también la caja de arena con la frecuencia necesaria.

Los parásitos también pueden transmitirse a los humanos, así que enseña a tus hijos a no llevarse nada sucio a la boca.

Supervisa siempre los hábitos de tu perro durante el baño y estate al tanto de cualquier cambio, ya que esto puede ser una señal de un malestar estomacal, parásitos u otra enfermedad.

Suscríbete gratis a los contenidos de este blog
Recibirás en tu correo electrónico, de forma semanal o quincenal, todas las novedades más destacadas que publiquemos en nuestro portal.

Date de baja cuando quieras - 100 % libre de spam - No compartiremos tus datos con nadie

1 Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *