La importancia de cepillar a un gato

La importancia de cepillar a un gato

Cepillar a un gato no sólo elimina la suciedad, la grasa y el pelo muerto de su cuero cabelludo, sino que también ayuda a eliminar las escamas muertas de la piel y estimula la circulación sanguínea, mejorando el estado general de su piel.

Uno o dos cepillados por semana ayudará a tu gatito a mantener un brillo saludable en su pelaje. Además, esas sesiones regulares serán especialmente beneficiosas cuando tu gato se haga mayor y ya no sea capaz de asearse por sí mismo tan meticulosamente.

El cepillado reducirá las bolas de pelo y los nudos.

Los gatos mudan el pelo debido a que éste crece en ciclos. Desde la raíz, el pelo primero crece rápidamente y luego más lentamente, y finalmente hay un período de descanso en el que el pelo no crece. Cuando el nuevo cabello comienza a crecer (en un nuevo ciclo), empuja al viejo pelo muerto.

Cuando le cepillas el pelo a tu gato, estás ayudando a eliminar el pelo muerto, haciendo que éste acabe en el cepillo en lugar de en el suelo, en el sofá o como una bola de pelo en la garganta de tu gato. Ten en cuenta que los gatos que viven al aire libre tienden a mudar el pelo en primavera y otoño, mientras que los gatos que viven en interior pueden mudar durante todo el año.

cepillo con pelos de gato

Reglas para cepillar a un gato correctamente

Puesto que existen muchas razas de gato distintas, existen diferentes tipos de pelaje, y en función del tipo de pelaje se requerirán diferentes herramientas para el cepillado, pero hay algunas reglas básicas para todos los gatos:

  • Intenta cepillar a tu gato cuando está relajado, por ejemplo cuando esté a punto de dormirse o después de comer. Empieza por acariciarle suavemente. Cuando parezca estar relajado, comienza a cepillarle con movimientos largos, suaves y lentos.
  • La mejor manera de quitar el pelo muerto sería cepillar en el sentido en dirección contraria al crecimiento del pelo (a contrapelo), pero esto puede ser algo desagradable para tu gato, así que será mejor hacerlo a favor de la dirección de crecimiento del pelo.
  • Elimina el exceso de pelo del cepillo a menudo para evitar la creación de más nudos o grumos.
  • Después del cepillado, limpia el pelo de tu gato con un paño suave. Este paño quitará el pelo muerto y le dará brillo al pelaje. 
  • Si tienes varios gatos en casa, asegúrate de limpiar los peines y los cepillos después de su uso en cada animal. Si uno de tus gatos está sufriendo algún tipo de trastorno de la piel, compartir un cepillo que no se ha limpiado es una manera perfecta de propagar la picazón entre todos ellos.

Pelo y piel saludables

Antes de cepillar a tu gato, revisa el estado de su pelaje. Si el animal está sano, su pelo tendrá un brillo natural y se replegará de nuevo a su lugar cuando le pasas la mano a contrapelo. No debería haber ninguna calva ni signos de pulgas o garrapatas, y su piel debe estar libre de heridas y bultos anormales.

El cepillado en gatos de pelo corto

Con un peine de metal, pasa el cepillo por el pelaje de tu gato desde la cabeza hasta la cola para eliminar la suciedad. Asegúrate de trabajar en la dirección de crecimiento del pelo. Si se cepilla en la dirección inversa, a contrapelo, se le levanta el pelo hacia arriba y eso crea una sensación incómoda para tu gatito. Cepilla todo el cuerpo, incluyendo el pecho y el abdomen, concentrándote en una sección a la vez para quitar el pelo muerto y los enredos. Un cepillo de goma puede ser especialmente eficaz para eliminar el pelo muerto en los gatos con pelaje corto.

El cepillado en gatos de pelo largo

Como hemos dicho anteriormente, los gatos de pelo largo que viven en un entorno salvaje mudan el pelo cada primavera y otoño, pero los que viven en el interior de una casa con luz artificial y calefacción mudan su pelo durante todo el año y necesitan sesiones de cepillado cada pocos días para quitar el pelo muerto y evitar los enredos. Comienza por el abdomen y las piernas de tu mascota, peinando suavemente el pelo hacia arriba, hacia la cabeza. Peina el pelo del cuello también hacia arriba, hacia la barbilla. Por último, cepilla suavemente la piel en cada lado de la columna.

Si tiene nudos en el pelo, puedes espolvorear polvos de talco sobre ellos y cogerlos con la punta de tus dedos sobre su base (de la zona más pegada a la piel) e intentar tirar de ellos suavemente hacia arriba, con el objetivo de deshacerlos y eliminarlos suavemente. Si los nudos no salen a mano, usa con cuidado unas tijeras de punta redonda, sin arrimarte mucho a la piel a la hora de cortar; con cortar el nudo a la mitad (no hace falta cortarlo desde la base), ya podrás deshacerlo.

Bolas de pelo

Descuidar el cepillado de tu gato puede provocar enredos dolorosos y acumulaciones de pelo. Sabrás si tu gato sufre de bolas de pelo cuando las escupe en el suelo o los expulsa en sus heces. Si, a pesar de un cepillado regular, tu gato sigue adoleciendo las bolas de pelo, hay varias soluciones disponibles. Lo mejor es que consultes con tu veterinario para que te recomiende una solución.

Aseo obsesivo

Un gato sano se asea a sí mismo meticulosamente y con regularidad. Sin embargo, si tu gato se lame obsesivamente ciertas partes de su cuerpo, provocándose a sí mismo calvas y heridas, llévalo al veterinario para que le haga un chequeo. La causa podría ser las pulgas, alergia o estrés, que puede ser provocado por la alteración de algo en el entorno de tu gato.


En el siguiente vídeo podemos ver básicamente cómo llevar a cabo el proceso de cepillado del pelo de un gato:


Artículos que te pueden interesar:
Suscríbete gratis a los contenidos de este blog
Recibirás en tu correo electrónico, de forma semanal o quincenal, todas las novedades más destacadas que publiquemos en nuestro portal.

Date de baja cuando quieras - 100 % libre de spam - No compartiremos tus datos con nadie

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *