La depresión en los perros

La depresión en los perros

Tal vez te acabas de mudar, o ha llegado a tu casa un nuevo bebé. De repente, tu siempre enérgico perro se muestra un tanto apático. ¿Podría estar deprimido tu perro? Sí, dicen los expertos. Además, la depresión en los perros no es tan diferente de la depresión en las personas.

¿Cuáles son los síntomas de la depresión en los perros?

Los síntomas de la depresión de un perro son muy similares a los de las personas. Los perros se retraen, se vuelven inactivos. Generalmente, cambian sus hábitos alimenticios y de sueño. Y no participan en las cosas de las que antes disfrutaban.

Pero los veterinarios advierten que estos síntomas también pueden significar que el perro tiene un problema médico, por lo que lo primero que hay que hacer siempre en estos casos es un chequeo completo por parte del veterinario. Una mascota que parece abatida y melancólica y ya no quiere ir a pasear simplemente podría tener un dolor derivado de artritis, por ejemplo.

Causas de la depresión en los perros

Los principales cambios en la vida de un perro podrían dar lugar a períodos de depresión. Entre ellos se incluyen mudarse a una nueva casa, un nuevo cónyuge o hijo en el hogar, o la entrada de otra mascota. Incluso un cambio en el horario del perro, por ejemplo, un dueño que está constantemente en casa y que acaba de conseguir un trabajo fuera de ella puede causar a un perro venirse a bajo.

Pero los dos factores desencadenantes de la depresión severa más comunes en los perros son la pérdida de otra mascota compañera o la pérdida de su dueño. En estos casos, sé cuidadoso con el perro si simplemente no responde a las reacciones de otras personas de la casa.

Los perros se contagian de nuestras emociones, por lo que si el dueño ha muerto, el perro podría ser influido por el dolor de los demás. O el perro puede no estar recibiendo la atención a la que estaba acostumbrado, lo cual le acaba estresando.

Tratamiento

La mayoría de los perros se recuperan de la depresión tras unos días o unos meses con sólo un poco de atención extra. Para conseguir que se sientan mejor, es recomendable mantenerlos ocupados, hacer más cosas de las que les gusta,o hacer que hagan un poco más de ejercicio. Recompénsale cuando muestre signos de felicidad. Si, en esos momentos, lo único que todavía pone un poco contento a tu perro es un paseo en coche, entonces haz unos viajes cortos con él cada día, alabándole y recompensándole cuando parece estar más feliz.

Ten cuidado de no fomentar el comportamiento negativo en un perro deprimido, dándole atención extra y golosinas mientras que está abatido. El perro pensará que le estás premiando por ese comportamiento.

A veces, si el perro está deprimido por la pérdida de un compañero, conseguir otra mascota puede ayudar. Pero tiene que hacerse con cuidado, teniendo en cuenta tanto las necesidades de la familia como las del perro tomadas en cuenta.

Los medicamentos para la depresión del perro

Si nada funciona, los medicamentos pueden ayudar a los perros a superar su depresión. Los medicamentos para perros deprimidos son los mismos que los utilizados por los seres humanos: Paxil, Prozac, Zoloft…

Es importante tratar el problema antes de que se haga demasiado grande. La mayoría de los casos pueden ser tratados con éxito desde el principio con la modificación del comportamiento y aplicando los consejos comentados anteriormente, por lo que no se debería llegar hasta el punto de tener que usar medicamentos.

Puede tomar hasta dos meses que los medicamentos sean efectivos. Pero, a diferencia de las personas, que a menudo toman antidepresivos durante años, la mayoría de los perros pueden mejorar en un plazo de seis a doce meses, abandonando entonces los medicamentos .

4 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *