Hacer ejercicio y jugar con el perro

Hacer ejercicio y jugar con el perro

El ejercicio es muy importante, tanto en el ser humano como en los animales, ya que todos necesitamos ejercitar los músculos de nuestro cuerpo. Hacer ejercicio y jugar con el perro a la vez, es posible, además de aconsejable. El animal te lo agradecerá, y tú lo verás feliz.

La falta de ejercicio puede contribuir a que el perro llegue a tener problemas de comportamiento como hiperactividad, indisciplina, excitabilidad, etc.

Opciones para hacer ejercicio y jugar a la vez con tu perro.

Jugar con tu mascota es una actividad agradable para los dos. No sólo para que el cachorro haga ejercicio, si no que además tienen lugar distintas interacciones positivas.

Las sesiones de entrenamiento enseñan obediencia al animal, además de ser una excelente manera para que el propietario obtenga liderazgo y control. Al mismo tiempo, proporciona gran interacción entre el propietario y el perro.

Llevar a tu perro a dar un paseo sin correa es una forma básica y muy beneficiosa. Antes de empezar a pasear sin correa fuera de casa, debes practicar a caminar con la correa en tu patio o jardín primero. Después debes animarle con tu voz y darle alguna golosinas para motivarlo, y así el animal verá que ha hecho algo bueno, y lo volverá a hacer.

Tienes que mantener los mismos paseos para fomentar el cumplimiento. Este método va muy bien para los perros más viejos que son reticentes a caminar con una correa.

Así, poco a poco, debes ir acostumbrando al animal a no llevar correa y obedecer a la vez. No es fácil, debes tener constancia y paciencia.

Una buena manera de encontrar buen ambiente de juego seguro es inscribir al perro en una de las clases de entrenamiento, ya que proporcionará sociabilidad al animal con otros perros.

Cantidad de ejercicio y juego.

La selección del tipo de juego y ejercicio apropiado dependerá en primer lugar del tipo de perro y, en segundo lugar, de la edad.

Los cachorros y los perros adultos de razas que hayan sido criadas por su resistencia, a menudo tienen requisitos de ejercicio más exigentes.

Una cosa es cierta: cada animal, joven o viejo, necesita tener al menos dos sesiones diarias de ejercicios por día, que van desde 15 minutos cada una si el perro es un cachorro o de la tercera edad, o hasta 60 minutos por sesión si es un perro adulto sano.

Como regla general, a cualquier perro de menos de un año de edad no se le debería pedir que hiciese ejercicio intenso riguroso, como correr, ya que puede causarle problemas óseos. Se debe consultar al veterinario siempre antes de comenzar un programa de ejercicio riguroso para cualquier perro menor de 16 meses de edad, o un perro adulto fuera del estado de forma.

Cuando el propietario se encuentra fuera u ocupado.

Cuando estás fuera u ocupado con otras actividades o responsabilidades, para que el perro esté relajado, sería ideal dejarle un rincón en su habitación habitual, donde poder jugar y distraerse, pero no debe ser siempre así. Explorar el medio ambiente, el robo de alimentos, asaltar los botes de basura, la excavación, éstos son algunos de los ejercicios o juegos en los que el perro puede mantenerse ocupado mientras tu no estás.

Si tienes que dejar al perro solo, primero deberás proporcionarle un gran número de ejercicios para que la mascota esté cansada y le apetezca dormir cuando llegues. A continuación, asegúrate de limitar una zona segura y cubierta para el perro, o una caja grande dentro de su habitación habitual en la que él pueda jugar.

Además, deberás dejarle suficientes juguetes nuevos para mantener al perro ocupado y distraído. También le prepararás comida, ésto le dará algo que hacer a parte de ladrar, masticar artículos que no debe, o incluso tratar de escaparse, si se aburriese con los juguetes.

Con respecto a la comida, no se la dejes en un comedero o tazón. Intenta hacerle una especie de juego para que él mismo consiga su comida. Una caja de bolas donde estén los alimentos es lo más aconsejable, ya que así conseguirás que el animal se alimente mientras se divierte.

Juegos que debes evitar.

Tienes que evitar los juegos que te enfrenten ante tu perro. La lucha de la cuerda es un juego que le ofrece al animal una gran diversión, además que con el mismo ayudarás a que se acostumbre a morder la cuerda y no las manos o la ropa de los humanos.

Los juegos de tira y afloja suelen hacer que el perro se emocione exageradamente, y además mostrará signos de agresividad.

Cuando hay niños en casa, deberemos enseñar al animal que con los adultos si puede jugar a la lucha de cuerda, pero con los niños no, ya que puede hacer daño al pequeño sin quererlo.

Juegos recomendables para hacer ejercicio.

Los juegos de persecución son un buen ejercicio. Muchos perros pueden aprender a jugar al escondite, siempre le premiarás cuando encuentre algo que le has escondido previamente.

Hay muchos tipos de deportes que tú y el perro podéis hacer juntos. Pero es muy importante que, si hay niños en casa, interaccionéis todos juntos con el perro, para que él vea que puede jugar con todo el mundo que quiera, eso sí, supervisado siempre por un adulto.

Enseñar al perro a jugar al escondite.

La mayoría de los perros, tanto cachorros como adultos, tienen el instinto de búsqueda. Tendrás que enseñar al perro a hacer cuatro cosas: mantener el juguete en su boca, ir a buscar el juguete, traerlo de vuelta y colocarlo de modo que tú puedas volver a lanzarlo.

Todo el tiempo debes alentar a tu perro elogiándolo de viva voz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *