El golpe de calor y la deshidratación en los perros

El golpe de calor y la deshidratación en los perros

Un golpe de calor es una emergencia y requiere tratamiento inmediato. Puesto que los perros no sudan (excepto en menor grado a través de las almohadillas de sus patas), no toleran temperaturas ambientales altas, como sí lo hacemos las personas. Los perros dependen del jadeo para intercambiar el aire caliente por el aire fresco, es decir, se refrigeran por la boca. Sin embargo, cuando la temperatura del aire está cerca de la temperatura corporal, el enfriamiento mediante el jadeo no es un proceso eficiente.

Causas de un golpe de calor

Las situaciones comunes en las que se pueden establecer las bases para un golpe de calor en los perros incluyen:

  • El perro ha sido dejado en un coche cuando hace calor
  • Hace ejercicio intensivo en climas cálidos y húmedos
  • Es de una raza braquicéfala, especialmente el Bulldog, Pug o pequinés
  • Sufre una enfermedad cardíaca o pulmonar que dificulta la respiración eficiente
  • Tiene el bozal puesto mientras se le pone bajo un secador de pelo
  • Sufre de fiebre alta o convulsiones
  • Está aislado en superficies de hormigón o asfalto
  • Está aislado en una zona sin sombra y agua fresca al alcance cuando hace calor

Cómo ocurre un golpe de calor

Un golpe de calor se inicia con fuertes jadeos y dificultad para respirar. Las membranas mucosas y la lengua se muestran de color rojo brillante. La saliva es espesa y consistente, y el perro a menudo vomita. La temperatura rectal se eleva a 40º C – 43,3º C. El perro se vuelve progresivamente inestable y sufre de diarrea con sangre. Según avanza el shock, los labios y las membranas mucosas se vuelven grises. El colapso, las convulsiones, el coma y la muerte sobrevienen rápidamente.

Tratamiento del golpe de calor

El mejor tratamiento para los golpes de calor es la prevención. Echa un vistazo a estos consejos de seguridad contra el calor en los perros.

Pero si por desgracia, ha ocurrido un golpe de calor, las medidas de emergencia para enfriar al perro deben comenzar de inmediato. Lleva al perro fuera de la fuente de calor, preferentemente en un edificio climatizado. Toma la temperatura rectal cada 10 minutos. Los casos leves se pueden resolver llevando al perro hacia un ambiente fresco.

Si la temperatura rectal está por encima de 40º C, actúa rápidamente y enfría al perro echándole agua con una manguera de jardín o sumergiéndolo en cubo o bañera de agua fría (no helada) durante un máximo de dos minutos. Alternativamente, coloca al perro mojado en frente de un ventilador eléctrico. Colocar paños fríos en la zona de las ingles puede ser útil, así como enjuagar sus patas con agua fría. Controla su temperatura rectal y continúa el proceso de enfriamiento hasta que la temperatura rectal caiga por debajo de 39º C. En este punto, detén el proceso de enfriamiento y seca al perro, ya que enfriarlo más puede producir hipotermia.

Después de un episodio de golpe de calor, lleva a tu perro a un veterinario tan pronto como sea posible. El golpe de calor puede estar asociado con un edema laríngeo. Esto agrava seriamente el problema de la respiración y puede requerir una traqueotomía de emergencia. Una inyección de cortisona antes de la aparición de la dificultad respiratoria puede evitar este problema.

Otras consecuencias de la hipertermia incluyen insuficiencia renal, sangrado espontáneo, latidos irregulares del corazón y convulsiones. Estas complicaciones pueden ocurrir horas o días más tarde.

Deshidratación

La deshidratación ocurre cuando un perro pierde fluidos corporales más rápido de lo que puede reemplazarlos. La deshidratación por lo general implica la pérdida de agua y electrolitos. Las causas más comunes de deshidratación en los perros son los vómitos y la diarrea. La deshidratación también puede ser causada por el consumo inadecuado de líquidos, a menudo asociado con la fiebre y cualquier enfermedad grave. Una pérdida rápida de fluidos también ocurre con un golpe de calor.

Una señal importante de deshidratación es la pérdida de elasticidad de la piel. En condiciones normales, si cogemos un trozo de piel de la espalda y tiramos hacia arriba, cuando soltamos, este “puñado” de piel debe volver a su lugar. En un animal deshidratado, la piel mantiene la forma arrugada, sin volver a su estado inicial.

Otro signo de deshidratación es la sequedad de la boca. Las encías, que deberían estar húmedas y brillantes, se secan y se vuelven pegajosas. La saliva es espesa y contundente. En un caso avanzado de deshidratación, los ojos están hundidos y el perro muestra signos de shock, incluyendo el colapso.

Tratamiento de la deshidratación en los perros

Un perro que está visiblemente deshidratado debe recibir atención veterinaria inmediata. Esta atención incluye la inyección de fluidos intravenosos para reponer líquidos y evitar más pérdidas.

En caso de deshidratación leve, si el perro no está vomitando se le puede dar una solución de electrolitos mediante una botella o una jeringa en la bolsa de la mejilla. Las soluciones electrolíticas balanceadas para el tratamiento de la deshidratación en los niños, tales como el lactato de Ringer con 5% de dextrosa en agua, o la solución Pedialyte, están disponibles en las farmacias y también son adecuadas para los perros. El Gatorade es otro sustituto a corto plazo para ayudar a restituir los líquidos. Administra la solución en una tasa de 1 a 2 ml por cada kilo de peso corporal y hora, dependiendo de la gravedad de la deshidratación (o como te indique tu veterinario).

Suscríbete gratis a los contenidos de este blog
Recibirás en tu correo electrónico, de forma semanal o quincenal, todas las novedades más destacadas que publiquemos en nuestro portal.

Date de baja cuando quieras - 100 % libre de spam - No compartiremos tus datos con nadie

6 Comments


  • […] también, y debes mantener a tu perro fresco. Los riesgos más comunes del calor incluyen un golpe de calor, la deshidratación y las quemaduras de sol, los cuales todos se pueden prevenir. Observa a tu […]

    Responder

  • […] tienen la lengua. Mantener a tu perro hidratado juega un papel importante en la prevención de un golpe de calor; además, puedes echar a tu perro un poco de agua sobre su cuerpo para disipar un poco esa calor. […]

    Responder

  • […] Golpe de calor […]

    Responder

  • […] Golpe de calor […]

    Responder

  • Tengo un labrador de 13 años y medio, parece que comió algo dañado en la calle en la noche, amaneció habiendo vomitado todo y también con diarrea. No era la primera vez que me pasaba pero en esta ocasión particularmente las cosas se complicaron. Lo llevé al veterinario y le formuló un antibiótico en jarabe y un suero en polvo para disolver en agua y dárselo con una jeringa. Sin embargo, mi perro tiene la característica de oponerse a la administración de medicamentos vía oral. Así, duré un dí y una noche administrándole el suero pero la verdad no se lo podía administrar debidamente. Tuve que llevarlo de nuevo a la veterinaria porque la diarrea continuaba a pesar que el vómito ya había pasado. Allí le pusieron suero vía intravenosa para rehidratarlo y en este momento está hospitalizado. La verdad no sé que va a pasar con él pero intuyo que se va a recuperar. EL CONSEJO QUE LES DARÍA A LOS LECTORES DE ESTE BLOG ES QUE SI TIENEN QUE ENFRENTAR UNA SITUACIÓN PARECIDA A LA MÍA NO ESPEREN A QUE PASEN TANTAS HORAS SINO QUE SI EL PERRO NO SE DEJA REHIDRATAR VÍA ORAL, ACUDAN INMEDIATAMENTE AL VETERINARIO PARA PONÉRSELO VÍA (((((INTRAVENOSA)))))))). NO DEJEN PASAR MÁS DE 6 HORAS.
    Espero que les sea útil mi aporte y ojalá mañana mi perro amanezca mejor.

    Saludos desde Bogotá, Colombia.

    Responder

    • Hola Roberto,

      Muchas gracias por tu consejo. No lo has podido decir mejor. Es lo mejor que puedes hacer en situaciones como las de tu perro. Espero que se recupere pronto!!!

      Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *