Cuidados dentales básicos de tu mascota

Cuidados dentales básicos de tu mascota

El dolor de dientes y la gingivitis no tienen piedad de nadie, ya sea hombre o animal. He aquí una guía de los cuidados dentales básicos para ayudarte a mantener los dientes y las encías de tu mascota sanos y felices.

Muchos de los dueños de mascotas tienden a pasar por alto el mal aliento de su mascota, viéndolo como algo normal. Sin embargo, el mal aliento, junto con las llagas o el sangrado de encías, son señales de advertencia de que tu mascota puede estar desarrollando una enfermedad periodontal dolorosa.

La importancia de la higiene dental de tu mascota va más allá de una bonita sonrisa. Una buena salud dental no sólo ayuda a que tu mascota coma cómodamente, sino que también contribuye a la salud general del animal. A pesar de que la atención dental de nuestras mascotas a menudo se subestima, establecer buenos hábitos dentales desde el principio nos evitará pagar grandes dividendos a lo largo de la vida de nuestra mascota por motivos de salud.

Vigílalo

Al igual que las personas, las mascotas necesitan del rutinario cepillado de sus dientes para ganar la batalla a la placa. A medida que nuestra mascota come, la placa se acumula, endureciéndose con el tiempo y convirtiéndose en lo que conocemos somo sarro. Si la placa es el archienemigo de tu perro, el sarro es su enemigo mortal.

El sarro no sólo irrita sus encías, sino que también se convierte en un patio de recreo para las bacterias. Si no se trata, las encías se inflamarán, tirando hacia atrás los dientes, lo que provocará la creación de bolsas que albergarán bacterias aún más dañinas. Según avanza  este problema en las encías, estas pueden sangrar, las raíces de los dientes de tu mascota pueden quedar al descubierto, los dientes pueden quedar sueltos (o flojos), y tu mascota podría sentir mucho dolor a la hora de la comida. Con el tiempo, esta bacteria puede encontrar su camino hacia el torrente sanguíneo de tu mascota, lo que provocará problemas en su hígado y en sus riñones. Esto sería horrible, doloroso y repugnante. La buena noticia es que todo esto es fácil de prevenir.

¡Atento a los signos de advertencia!

No es difícil reconocer los problemas dentales y de encías que está desarrollando tu mascota. Las señales de advertencia son claras. La clave está en no ignorarlas. Éstas son algunas de las señales más comunes que deberemos tener en cuenta:

  • Mal aliento
  • Alta sensibilidad en la boca
  • Pérdida de apetito
  • Depósitos amarillos o marrones en los dientes
  • Encías sangrantes e inflamadas
  • Dientes flojos o falta de algún diente
  • Dificultad para masticar
  • Tu mascota se toca la cara o la boca con la pata a menudo

Aprende a cepillarle los dientes

Nunca es demasiado pronto para familiarizar a tu mascota con la rutina del cepillado de dientes. Ayúdate para ello de agradecerle lo bien que lo hace y recompensarle con una sabrosa recompensa.

A continuación, detallamos unos pasos básicos para un correcto cepillado de dientes:

  1. Comienza frotando los dientes de tu mascota con una gasa suave. Envuelve la gasa alrededor de tu dedo para sujetarla mientras frotas.
  2. Utiliza cepillos de dientes para mascotas. Los cepillos de dientes diseñados especialmente para perros y gatos, así como la pasta de dientes, están disponibles en cualquier tienda de mascotas. Nunca utilices pasta de dientes para personas.
  3. Céntrate en la línea de las encías. La línea donde se encuentran los dientes y las encías es el área más crítica que debes limpiar.
  4. Cepilla durante 30 segundos cada lado de la boca un par de veces por semana.

Pide ayuda a tu veterinario

Tu veterinario no sólo está para ayudarte con las emergencias dentales graves, sino también para asistirte y ayudarte con los cuidados rutinarios. Los chequeos regulares son esenciales para mantener una estrecha vigilancia sobre la salud dental de tu perro o tu gato. Tu veterinario también puede recomendar una profilaxis (un procedimiento de limpieza que requiere medicación y/o anestesia). En caso de que tu mascota esté sufriendo una dolencia más grave, tu veterinario puede recomendar el tratamiento apropiado (como una extracción dental, por ejemplo).

Si tu mascota simplemente no tolera el cepillado de dientes, pregunta a tu veterinario las formas alternativas para frenar la acumulación de placa entre chequeo y chequeo.

Considera la posibilidad de cambiar a los alimentos secos

Aunque no es tan eficaz como el cepillado, los alimentos secos pueden ayudar a mantener saludables los dientes y las encías de tu mascota. Además, hay una serie de alimentos, golosinas y juguetes disponibles que están diseñados específicamente para mejorar su salud dental.

Suscríbete gratis a los contenidos de este blog
Recibirás en tu correo electrónico, de forma semanal o quincenal, todas las novedades más destacadas que publiquemos en nuestro portal.

Date de baja cuando quieras - 100 % libre de spam - No compartiremos tus datos con nadie

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *