Cómo elegir un bozal para perros

Cómo elegir un bozal para perros

Puede haber diversas razones por las que quieras poner un bozal a tu perro. Puede ser por seguridad, porque vas a pasear con él por calles llenas de gente o porque vas a llevarle al veterinario; también por motivos de entrenamiento, o porque quieres evitar la ingestión de cuerpos extraños por su parte, o tal vez por te obliga la legislación del lugar donde vives.  Sea por la razón que sea, intentaremos ayudarte a elegir un bozal para perros que se adapte a tus necesidades.

Pero eso sí, recuerda que un bozal es una herramienta de corto plazo, y no debe ser utilizado durante mucho tiempo.

Tipos de bozales

A grandes rasgos, existen dos tipos de bozal, que son completamente diferentes. Antes de decidirte por un bozal tienes que tener claro qué uso le vas a dar y cuánto tiempo va a llevarlo puesto. Los dos grandes tipos de bozal son los siguientes:

  • Los de nylon y de tela. Estos mantienen la boca del perro completamente cerrada, por lo que no le permitirán morder, comer, beber ni ladrar. Tampoco permitirán jadear a los perros que los llevan puestos, por lo que deben ser utilizados sólo durante un corto periodo de tiempo, por ejemplo, cuando le llevas al veterinario. Por esta misma razón (el jadeo), tampoco son recomendables en días muy calurosos ni cuando el animal va a realizar ejercicio físico.

bozales de nylon

 

  • Los de cesta o rejilla. Pueden estar fabricados de plástico o de metal. Estos bozales, al igual que los anteriores, tampoco permiten morder a los perros que los llevan puestos. Pero, en cambio, sí les permite abrir la boca, proporcionándoles un excelente flujo de aire y dejándoles jadear y beber. Son más indicados que los anteriores para periodos de tiempo más largos o los días de calor.

bozales de rejilla

Características a tener en cuenta a la hora de elegir un bozal para perros

  • Los materiales de los que está hecho
  • Tamaño
  • Color
  • Durabilidad

La función más importante de un bozal para perros es evitar que un perro muerda a una persona. Para ello, el bozal tiene que cubrir con seguridad la boca del perro y que no sea fácil de sacar con las patas. Esto hace que el tamaño sea el aspecto más importante que debes considerar. El bozal debe quedar ajustado al hocico del perro, pero sin que le apriete ni le haga rozaduras. Para la mayoría de los casos, un bozal ligero de cintas de nylon es ideal.

Características deseables en un buen bozal

  • Que sea relativamente cómodo para el perro
  • Que cumpla con su objetivo
  • Que sea fácil de limpiar
  • Que sea fácil de poner

Todos los bozales están diseñados para permitir respirar a los perros, lógicamente, pero algunos obligan al animal a tener la boca cerrada, mientras que otros permiten al perro jadear, ladrar, o incluso beber agua.

El bozal que elijas deberá ser el adecuado para el objetivo por el que lo compras. Si es para hacer una breve visita al veterinario o a la peluquería canina, es poco probable que tu perro necesite beber, por lo que un cómodo bozal de nylon probablemente sea la mejor opción. Sin embargo, para ciertas situaciones, un bozal de malla de alambre ofrece más opciones de seguridad y confort.

Un bozal de malla de alambre se parece a una máscara de un catcher. Éste evita que el perro pueda morder, y a la vez permite al perro jadear, ladrar, beber y recibir golosinas. Para las ocasiones en las que el perro deba permanecer con el bozal puesto durante más de unos pocos minutos o cuando se va a necesitar permitir al perro beber agua (por ejemplo, en verano), este bozal puede ser el más recomendable.

Un bozal de cuero cumple las mismas funciones que uno de nylon o uno de alambre, pero puede no ser el más cómodo, ni tampoco el más fácil de limpiar. Nylon o cuero puede ser una cuestión de preferencia personal.

La opción ideal

El bozal ideal para tu perro es aquel que le queda bien (ergonómicamente hablando), es ligero y cómodo, y es durable y lo suficientemente seguro para evitar que tu perro pueda quitárselo. Debe ser fácil de limpiar, fácil de poner y fácil de quitar por ti. Debe evitar que el perro pueda morder, pero también debe permitirle respirar libremente.

Seguridad y consejos de compras de bozales

Tienes que tener en cuenta que, cuando hace calor, pasear a tu perro con un bozal que no permita a tu perro jadear puede ser potencialmente mortal. Los perros que no pueden jadear pueden sobrecalentarse demasiado.

Y recuerda, un bozal no debe utilizarse nunca como castigo contra los ladridos excesivos u otros problemas de conducta, sino más bien, como un accesorio de seguridad. Si tu perro ladra en exceso, o es agresivo y tiene tendencia a morder, no te limites simplemente a comprarle un bozal; consulta a tu veterinario, y ponte en manos de un entrenador o un especialista en comportamiento animal si tú no eres capaz de reconducir ese mal comportamiento.


En este vídeo te puedes hacer una idea de los dos tipos de bozales a los que nos referíamos anteriormente, gracias a las explicaciones del etólogo veterinario Pablo Hernández:

Suscríbete gratis a los contenidos de este blog
Recibirás en tu correo electrónico, de forma semanal o quincenal, todas las novedades más destacadas que publiquemos en nuestro portal.

Date de baja cuando quieras - 100 % libre de spam - No compartiremos tus datos con nadie

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *