Cómo bañar al perro

Cómo bañar al perro

A todos nos gusta que nuestros peludos amigos tengan un olor fresco y limpio, pero eso no siempre es fácil. Los perros rara vez se alegran de saltar a la bañera para un buen lavado. Aquí te presentamos algunos consejos útiles para llevar a cabo la engorrosa pero necesaria tarea de bañar al perro.

Prepárate tú

Ponte ropa adecuada, ropa que no te importe mojar ni ensuciar.

Reúne cerca de la bañera todos los materiales necesarios para el aseo de tu perro, como el champú (consulta con tu veterinario cuál es el adecuado para tu perro), acondicionador (necesario para los perros de pelo largo que necesitan ser cepillados), cepillo, aceite mineral (para los ojos), algodón (para los oídos), al menos dos toallas grandes, y los tratamientos que tu perro pudiera necesitar.

Coloca un tapete antideslizante en la bañera para ayudar a tu perro a mantener el equilibrio. Si no tienes una ducha extraíble, un cubo podría serte útil para aclarlo.

Prepara a tu perro

Córtale las uñas a tu mascota antes de la hora del baño.

Lleva a tu perro al baño y cierra la puerta (coger un perro mojado y enjabonado corriendo por el pasillo no es tarea fácil…). Haz que tu perro se sienta cómodo en el baño antes de tratar de meterlo en la bañera. Si eres capaz de hacerlo, ponle un algodón o una gasa en cada oído para evitar que le caiga agua dentro (¡asegúrate de quitárselas cuando hayas terminado!). Además, échale una gota de aceite mineral en sus ojos, para evitar que se le irriten los ojos con el champú.

¡Al lío!

Es poco probable que tu perro entre de buen grado a la bañera. Para los perros más grandes, sería recomendable que te ayudase otra persona.

Asegúrate de que el agua no esté demasiado caliente o demasiado fría. Deja que tu perro escuche primero el agua, y luego que la sienta suavemente, en lugar de ir demasiado rápido a por el baño. Empieza a enjabonarlo por los hombros, y de ahí hacia atrás. Ten cuidado cuando enjabones cerca de la cara y de las zonas sensibles.

Lee las instrucciones del champú y asegúrate de hacer un uso apropiado de él. Por último, enjuaga todo el champú, usando sus dedos para asegurarte de aclararle bien bajo su pelo, y así  evitar posibles irritaciones.

¡No más enredos!

Después de que el champú ha sido aclarado completamente, puedes aplicar acondicionador si tu perro tiene el pelo largo. Sigue las instrucciones del acondicionador, ya que algunos productos hay que dejarlos aplicados en el pelo durante varios minutos. Si tienes un perro particularmente inquieto, tendrás que encontrar una fórmula de hacerlo lo más rápido posible.

Una vez que ha terminado el baño, es el momento de secar a tu perro. Sécalo con una toalla lo máximo posible dentro de la bañera. Para los perros con el pelo más largo, es posible que tengas que utilizar un secador. Es recomendable cepillar el pelo al perro antes de salir del baño, pues, debido al aseo, puede que se le haya quedado un montón de pelos sueltos, que conviene quitar en el baño, y evitar que se repartan por toda la casa.

Suscríbete gratis a los contenidos de este blog
Recibirás en tu correo electrónico, de forma semanal o quincenal, todas las novedades más destacadas que publiquemos en nuestro portal.

Date de baja cuando quieras - 100 % libre de spam - No compartiremos tus datos con nadie

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *