Cinco errores comunes de los dueños de los gatos

Cinco errores comunes de los dueños de los gatos

Como dueños de gatos, todos queremos mantener a nuestros amigos de cuatro patas saludables y felices. Y, por supuesto, queremos hacer todo lo posible para asegurarnos de que esto sucede. Sin embargo, muchos dueños de gatos suelen pasar por alto algunos aspectos importantes del cuidado de la salud de su mascota. A continuación, te mostramos cinco de los errores más comunes en los dueños de los gatos.

1. No buscar atención veterinaria regular

Todos los gatos necesitan atención médica de forma regular. Sin embargo, en promedio, los gatos visitan al veterinarios con menos frecuencia que sus colegas caninos.

¿Por qué los dueños de gatos no buscan atención veterinaria regular para sus gatos? En muchos casos, puede ser debido a que simplemente no entienden la importancia de estas visitas para su amigo felino. Los gatos son “maestros del disfraz” cuando se trata de ocultar los signos de una enfermedad. Los primeros síntomas de la enfermedad son a menudo sutiles y difíciles de detectar. Especialmente en los gatos mayores, estos síntomas pueden incluso confundirse con “la vejez”. El veterinario está capacitado para buscar signos de enfermedades que pueden no ser fácilmente identificables por el dueño de la mascota. La intervención temprana de cualquier enfermedad o condición de salud que el gato pueda desarrollar puede conducir a un resultado del tratamiento más exitoso. En algunos casos, esto puede incluso prolongar la vida del gato.

En otras ocasiones, la molestia de llevar al gato al veterinario puede ser la razón para no visitarle. Acondicionar al gato en su transportín antes del viaje al veterinario puede ayudar.

2. Suponer que los gatos caseros no puede tener las pulgas y otros parásitos

Este es un error de concepto común. Los dueños de los gatos con frecuencia (y erróneamente) creen que, debido a que su gato vive siempre dentro de casa, las pulgas y otros parásitos no pueden convertirse en un problema. Con demasiada frecuencia, los dueños de gatos creen que no es necesaria la prevención contra los parásitos en su gato casero. Desafortunadamente, esto está lejos de la verdad. Las pulgas pueden encontrar su camino dentro de casa con mucha facilidad, “haciendo autostop” en la ropa o en un perro que ha salido a la calle, o a través de pequeñas aberturas de las ventanas y las puertas. Además, los parásitos intestinales, como las tenias y las lombrices pueden ser un problema también. Los mosquitos pueden encontrar su camino hacia el interior de casa también, exponiendo potencialmente al gato a los parásitos. Asegúrate de que tu gato está bajo un programa de prevención de los parásitos apropiados.

3. La sobrealimentación del gato

La obesidad es uno de los problemas más comunes que los veterinarios diagnostican en los gatos. Se estima que más del 50% de los gatos domésticos tienen sobrepeso o están obesos. Estos gatos están en riesgo de numerosos problemas de salud. Los problemas de peso pueden reducir realmente la esperanza de vida del gato, a veces por hasta 2 años o más. Alimenta a tu gato para mantenerlo delgado y en buena condición corporal.

4. Suponer que las bolas de pelo son normales

Una bola de pelo de vez en cuando no nada extraordinario. Sin embargo, los vómitos frecuentes (con o sin bolas de pelo en el vómito), la tos o las náuseas no son normales, y pueden indicar que hay problemas de salud adicionales a las bolas de pelo. Los gatos con estos síntomas pueden estar sufriendo de una afección gastrointestinal, una enfermedad de la piel o una variedad de otros problemas de salud. Si tu gato está mostrando estos síntomas debe ser examinado por un veterinario.

5. No cuidar los dientes del gato

La salud bucal de tu gato no debe ser pasada por alto. La mayoría de los gatos de más de 3 años de edad ya tienen evidencia de algún grado de enfermedad dental. Cepillar los dientes del gato es la medida estándar en el hogar para el cuidado de la salud oral, y la mayoría de los gatos tolerará el cepillado con un poco de paciencia y acondicionamiento. Sin embargo, si el cepillado se torna imposible, tu veterinario te podrá ofrecer otras opciones para ayudar a que la boca de tu gato se mantenga sana y libre de dolores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *