3 maneras fáciles de arruinar el verano de tu perro

3 maneras fáciles de arruinar el verano de tu perro

¡Es verano! Ahora que todo el mundo está con su perro disfrutando del sol, es el momento de revisar algunas de las principales causas de angustia durante el verano. Disfruta, diviértete, y si quieres tener una temporada libre de estrés, evita estas 3 mejores maneras de arruinar el verano de tu perro.

1. Olvídate de llevar suficiente agua

Todos sabemos que dejar al perro en el coche es una cosa muy mala, pero hay muchas cosas más sutiles que hacemos que también pueden acabar con una visita a urgencias:

  • No proteger contra el sol de forma adecuada
  • Ejercitar a los cachorros fuera de la sombra durante el mediodía y las horas de más calor
  • Iniciar un paseo sin suficiente agua. Ésta es importante y, a menudo, pasada ​​por alto.

 

Los perros, especialmente los que tienen sobrepeso, los braquicéfalos, o los que tienen el pelaje negro, se sobrecalientan muy rápidamente. Nosotros tenemos todo un cuerpo sudoroso a través del cual el agua se evapora y se lleva el calor; los perros sólo tienen la lengua. Mantener a tu perro hidratado juega un papel importante en la prevención de un golpe de calor; además, puedes echar a tu perro un poco de agua sobre su cuerpo para disipar un poco esa calor. El agua es el amigo de todos, no escatimes con ella.

2. Utiliza una correa retráctil

Estas cuerdas largas y delgadas no proporcionan sensación de control, sino una falsa sensación de seguridad. Son tan finas que proporcionan un riesgo real de enredo: hay personas que han perdido dedos, los perros se enredan con otros perros o alrededor de los objetos, o se sueltan y acaban heridos. No importa cuántas veces digas “Oh, mi perro es 100% perfecto y nunca está fuera de control”, cuando la realidad es que hay factores externos muy fuera de tu control.

correa retráctil

3. Deja que sus vacunas expiren

Todos sabemos que el sistema inmunológico no es binario; tu perro no está 100% protegido contra la rabia durante 2 años y 364 días después de la vacunación, y al día siguiente, después de las 23:59 horas, ya es 100% susceptible a la infección. Sin embargo, la burocracia sí es binaria.

Desde un punto de vista médico, tu perro está bastante protegido durante algún tiempo después de que sus vacunas expiren oficialmente. Sin embargo, si tienes una emergencia o una repentina e irrechazable invitación de unas vacaciones lejos de casa y necesitas salir de inmediato, la mayoría de servicios de alojamiento no admitirán a tu perro sin las vacunas al día. No sólo eso, la mayoría de ellos requieren un período de 48 horas después de la vacunación antes de admitirlos. Las reglas pueden ser arbitrarias, pero rara vez son negociables.

Otro ejemplo de la vida real: tu precioso perro  nunca ha tenido un problema pero, durante una paseo de verano, es atacado por otro perro. Al tratar de separarlos, el dueño del otro perro es mordido; puesto que no está claro qué perro mordió a esa persona, se les ordena a ambos perros a presentar una prueba de vacunación. Tu perro tiene varios meses de retraso con las vacunas, y a los ojos de la ley no está vacunado. Comienza la pesadilla.

Pon al día a tu perro con sus vacunas antes de la fecha oficial de caducidad y mantén siempre la documentación localizada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *