12 Problemas de comportamiento de los perros más comunes

12 Problemas de comportamiento de los perros más comunes

Echa un vistazo a los 12 problemas de comportamiento de los perros más comunes.

Excavación

A los perros les gusta cavar, y tendrás que enseñarles a que abandonen esa costumbre. Para ello, tienes que pillar a tu perro en el acto. Regañarle cuando ya ha cavado un agujero no funciona, sino que debes corregirle cuando está excavando, no después. Dile “no”, y distráelo con un juguete. Consejo: Dale una caja de arena donde pueda excavar. Entierra en ella algunos de sus juguetes favoritos y observa cómo se divierte cavándolos y sacándolos hacia afuera.

Morder las cosas

Los perros, especialmente los cachorros, exploran el mundo con su boca. A ellos les gusta morder las cosas porque les calma. Pero esto puede ser bastante destructivo y puede llevarles a comer cosas que no deberían, como calcetines, que podrían obstruir sus intestinos. Rompe este hábito cuanto antes. Dale a tu perro juguetes para masticar, y dáselos cuando esté masticando cosas que no debería.

Súplicas en la mesa

Puedes prevenir esto nunca no dándole nunca comida a tu perro en la mesa. Si no le das las sobras de la mesa, él no aprenderá a suplicarlas. Puedes sacarle de la habitación mientras comes, o enciérralo en su jaula u otra habitación. También puedes enseñarle a ir a un lugar especial mientras tú comes.

No viene cuando se le llama

Elogia siempre a tu perro cuando venga hacia ti, tanto si le has llamado como si no. De esta manera él aprende que venir hacia ti es bueno. Si no viene, no le persigas. Llame otra vez mientras te alejas. Si todavía no viene, ordénale que se siente, y ves a por él. Echar a correr desde su lado hacia otro sitio puede hacer que valla hacia ti. Dale órdenes como “¡ven!” o “¡aquí!“, en lugar de llamarle por su nombre, ya que de esta manera tu perro no podrá entender qué quieres de él.

Tirar de la correa

Ayuda a tu perro a aprender a caminar con calma y a tu lado. Nunca le dejes que tire, o de lo contrario él creerá que tirar a veces da resultado. Mantén la correa corta, aunque floja. Para si sientes tira demasiado. Él dejará de tirar para ver por qué no te mueves. Cuando regrese, recompénsale y sigue caminando. Después de unos días, tu perro aprenderá que tirar no le lleva a ninguna parte.

Ansiedad por separación

Si tu perro se molesta cuando te vas, enseñarle que siempre volverás. Al principio, déjale solo por unos 5 o 10 minutos. Abandónale un poco más de tiempo cada vez. Dale un juguete y deja la radio o la televisión encendida. Mantén la calma cuando te vayas y regreses, para que sepa que estar solo está bien.

Lloriquea para reclamar atención

¿Gimotea tu perro en busca de atención? Si le acaricias, le miras, o no haces nada excepto ignorarle, le estás enseñando que lloriquear funciona. Para evitarlo, dale la espalda cuando lloriquee, crúzate de brazos y mira hacia otro lado, o incluso sal de la habitación. Acaríciale y juega con él cuando no esté gimiendo.

Ladrar en la puerta

Para reducir los ladridos, enseña a tu perro un nuevo hábito. Escoge un lugar a la vista de la puerta. Luego enséñale a acostarse y, cuando permanezca quieto, ordénale: “¡A tu sitio!“. Esto ayudará a que tu perro se mantenga calmado. Dale algo que hacer mientras espera a ser recibido. Ten preparada una recompensa al otro lado de la puerta, pero sólo ábrela cuando el perro esté tranquilo. Esto será suficiente, ya que él aprenderá a estar en silencio para obtener el premio.

Saltar

Es natural en un perro saludar a la gente saltando. Pero eso puede asustar a los invitados. No le prestes atención al perro a menos que tenga las patas delanteras en el suelo. A continuación, puedes saludarle y acariciarlo. O dile que se siente. Luego espera hasta que lo haga antes de acariciarlo de nuevo. Esto ayuda a que tu perro aprenda a controlar su propio entusiasmo. También, asegúrate de que tu perro no moleste o asuste a la gente que no está acostumbrada a él. Echa un vistazo estos consejos para hacer que tu perro deje de saltar sobre las personas.

Morder

Cualquier perro puede morder si se siente amenazado o nervioso. Pero socializar a un perro en su temprana edad le enseña a sentirse relajado cuando está rodeado de gente. Gradualmente, exponle a diferentes situaciones para que se sienta seguro. Pasa mucho tiempo con él para que aprende a confiar en la gente. Estate siempre atento a las señales que indican que tu perro se siente incómodo, y entonces haz todo lo posible para que se sienta mejor. Tenga especial cuidado con los niños y la comida.

Agresión

Cuando los perros son agresivos, por lo general es porque tienen miedo o están nervioso. Si tu perro es agresivo, trabaja con un entrenador profesional para aprender cómo enseñar a tu perro a confiar en ti de una manera efectiva. Nunca dejes a un perro agresivo a solas con niños o adultos desconocidos, incluso si piensas que es improbable que hiera a nadie. Ponle un bozal en lugares públicos, si es necesario.

Ladrar todo el tiempo

Algunos perros ladran a cosas que la mayoría de ellos ignoran. Algunos ladran cuando se sienten frustrados. No grites a tu perro cuando ladra. Eso puede empeorar la situación. El entrenamiento de obediencia puede ayudar a solucionar el asunto de los ladridos por frustración. Si tu perro aprende a sentarse antes de hacer algo divertido como ir a dar un paseo, él aprende a controlar sus impulsos. Si tu perro está fuera todo el día, cambiar esta situación puede ayudar con sus ladridos compulsivos. Sin embargo, puede que tengas que trabajar con un veterinario o un entrenador.

Suscríbete gratis a los contenidos de este blog
Recibirás en tu correo electrónico, de forma semanal o quincenal, todas las novedades más destacadas que publiquemos en nuestro portal.

Date de baja cuando quieras - 100 % libre de spam - No compartiremos tus datos con nadie

1 Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *